Retrato

Una voz me llama, yo no se quién es,
esa voz reclama algo de mi, algo de mi.

Esa voz me pide que cuente hasta diez,
que le diga en verso algo de mi, algo de mi.

Has colgado el alma para que se tiña,
con colores vivos con olor a tierra.
Has tocado el cielo con los ojos tibios,
envuelto en humo junto a la ventana.

Has cruzado el río con la voz pequeña,
como un libro abierto para que se lea.
Has llenado el tiempo con los pies inquietos,
corazón de trapo que vas repartiendo.