Vuelo en sueños

Al atardecer te sientes bien frente al mar sereno,
una llama enciende los sentidos.
Cuando el sol se pierde rojo y viejo con su brillo eterno,
las estrellas vuelven a flotar.

Míralas, son semillas en el cielo.
Tómalas, con su brillo se puede cambiar.
Mírate, de tu espalda crecen alas.
Muévelas, vuela lejos más allá del mar.

La ingravidez te viene bien ya no tienes alas,
esa inmensidad azul te arrulla.
Puedes ascender con solo ser más allá del cielo.
Absorbes la vida hasta estallar.

Mírate, no eres más que luz y hielo,
otra vez, una estrella que puede estallar.
Ya no estás, en la playa de tus sueños,
luz al fin, luz eterna más allá del mar.

Somos polvo de estrellas,
luces y sombras,
reflejos perdidos de lo eterno.
Una y otra vez,
aquí y ahora.